Carnaval de Cadiz

Temas de pasodobles


Blanca Navidad


Ya no hay Navidades como las de antes. Con Franco, aquel caudillísimo de todas las Españas por la “gracia” de Dios, había unas Navidades mucho más entrañables, porque, quiérase o no, lo que le da colorido y “jondura” a la Navidad son los pobres; y ya, por desgracia, cada vez hay menos. En la etapa gloriosa de nuestro Imperio hacia el Sol, sólo había dos clases sociales a saber, los pobres y los ricos; y no necesitábamos más. Pobres, en mayor o menor medida, eran todos los que trabajaban o pedían limosna, que venía a ser lo mismo; y ricos eran los demás; había una clase autonominada “clase media”, que en verdad eran pobres que disimulaban muy bien. De modo que para los ricos era muy fácil sentar un pobre a la mesa, que era lo más característico de esta fiesta tan de familia, tan fraternal...


Recuerdo, cuando era pequeño, que había obreros que no tenían paga extraordinaria; como los basureros, los barrenderos...Y estos se mandaban a imprimir unas tarjetas muy primorosas en las que se leía: ”El barrendero del barrio les desea felices Pascuas y próspero Año Nuevo” y las iban llevando casa por casa para que los ciudadanos fueran dándoles el aguinaldo; así, una cosa tan tonta como que un obrero no cobrara paga extra, se convertía en un acto de altruismo; en una ocasión para que convecino y barrendero dieran juntos las gracias a Dios por esa bella oportunidad de conocerse y ayudarse; porque no hay nada más bonito que ayudar a un pobre a que coma un día; sobre todo, un día tan señalado como el de la Nochebuena.


Los guardias que dirigían el tránsito subidos a lo alto de su podio, tenían ocasión de recibir regalos que les hacían los automovilistas y los conductores de empresas de reparto. Así, a cada agente de cada plaza, se le veía rodeado de botellas de anís, coñac, vino...Garrafas de aceite, cajas de galletas, cartones de tabaco, cajas de cerveza...que ellos se repartían de forma jerárquica (el mejor coñac para el capitán, el siguiente en calidad para el sargento, el siguiente para el cabo y así todo); porque, aunque eran funcionarios también andaban cortitos de paga.


Por eso entiendo que haya gente que proteste tantísimo por lo que gana el personal de la recogida de basura y los guardias en general. Yo creo que se debería volver a lo antiguo y recuperar esa ocasión mágica de sentirse hermano del pobre un día al año; pero resulta que ahora los obreros pertenecen a la Clase Media, tienen la mayoría buenos sueldos y no necesitan que se les compense con aguinaldos. ¿Alguien concibe una Navidad más triste? Menos mal que cada vez hay más parados, para cuyos hijos podemos colaborar con la Asociación de Reyes Magos: que no les falte de nada a esos pobres niños que no tienen la culpa de que sus padres no quieran buscar trabajo. Salud


Como tema de pasodoble podéis usar el valor que echó Esperanza Aguirre en el hotel de Bombay. O la honradez de la Alcaldesa; que ha dicho que no necesita que el Gobierno ayude a Cádiz, así que no coge el dinero que aquél ha repartido a cada ayuntamiento. Qué chula es.


Jorgue Ruiz de Bustamante

j-ruizbustamante@hotmail.com


OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO





Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz Dl Creaciones Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero