Carnaval de Cadiz

Santa Santorum


Ese rinconcito llamado Caleta...


Querido Paco que estas en ese cielo que también supieron describir Tino y Bienvenido, ese que seguro ha de existir para que tu, Fletilla, Juan Poce, Cañamaque, Lamas, Macías, Quini… sigáis escribiendo, continuéis regalándole a un público más selecto lo que dejasteis en tierra…


Ahora tu copla ha de ser cambiada, ya en tu adorada Caleta “el sol no se muere de celos”, ahora se muere de pena. Esa misma tristeza que sentí yo el otro día paseando a mi pequeño por esas piedras a las que Don Enrique les insufló vida o por esa orilla donde Don Pedro se encontró una caracola, que ya por entonces estaba triste y sola y creo que su situación no ha mejorado hoy en día, esa playita donde Don Antonio decía que si alguna vez se padece mal de amores hay que asomarse.


Todo eso vino a mi mente cuando intenté mostrarle esa fauna que había en mi Cádiz y de la que ya por la avariciosa mano del hombre nada queda.


Paco no había ni una coñeta tan nuestra, ya los cangrejitos moros que según Juan Carlos nos los dejaron los árabes, hace años que se extinguieron, y cuando esos patanes han acabado con el crustáceo que siempre les sirvió para pescar, ¿crees que se han arrepentido? No Paco, han cambiado de “carná”, ahora se dedican a usar cangrejos zapateros o los mariquitas hasta llevarlos por supuesto a la desaparición.


En sus pozas no quedan camarones, con gran pesar le llamé la atención a dos niñas que se encontraban torturando con una piedra a un sapito y su contestación fue “es solo un sapo asqueroso”.


Si Paco, los padres no han inculcado cariño alguno por ese rinconcito a sus hijos, consintieron durante años que se fueran a las piedras a matar animales o a capturarlos y dejar que se asfixiaran dentro de cubos de plástico. Lo que fuera mientras les dejaran tranquilos que destrocen animales, que maten que hay muchas, todo por jugar al bingo e infectar de colillas sus preciosas arenas.


Y los llamados caleteros no son mejores, Paco, esas barquillas “que tenían una gracia en la quilla que para que nos vas a contar”, esos nobles corceles están gobernados por los peores jinetes de la tierra. Los que desprecian los pastos que les dieron de comer, los que escupen en el mañana. Pilas tiradas en las pozas, trozos de hierros procedentes de zunchos cambiados, latas de pintura, plásticos, amarres rotos, los que destrozaron cuevas con cincel y martillo para coger un cangrejo moro, daba igual que dentro hubiera huevos o lo que fuera, “yo quiero ese cangrejo y punto y no voy a perder el tiempo con el alambre y la lapa”.


Coronando mi playa existe supuesto club náutico que llevó su nombre por bandera y que carece del mínimo detalle de tener unos bidones de recogida selectiva de desechos. Que solo vale para poner la mano a un ayuntamiento ansioso de publicidad cada vez que efectúan sus “charlas culturales”, cultura para quien no aprecia un tesoro y lo importante es que en los actos que se hagan la cerveza sea gratis y a ser posible arrojar más mierda en una arena que otro gadita se empeñaba en limpiar día tras día, don Fernando que estará a tu lado, otro que como tu se fue sin recibir los honores que se merecía.


Paco, si te asomaras a tu muralla y vieras a un montón de gordas infectando su arena, trozos de sandia, o a un supuesto servicio de limpieza con lo mejor de cada barrio y cobrando un suelo por un trabajo que lo efectúan cada vez que quieren y mueven un tractor a las 11 de la mañana poniendo en peligro a pequeños distraídos solo para ir a ese bar donde un puñado de guiris se sienten más de Cádiz solo por una moda pasajera.


Podría estar toda la noche contándote como tratan a tu novia, pero algunos tenemos que ganarnos el pan lejos de casa, esperando que llegue a fin de semana para volver a intentar enseñarle a mi pequeño un trozo de mi infancia, un rincón de mi Cádiz que quede sin mancillar, esperando, siempre esperando.


Gracias Paco por haberme escuchado y saluda a todos los que antes mencioné y cuando mires para ella, asómate en tus recuerdos y no en lo que hay ahora.


Manuel Santamaría Barrios (aficionado y callejero)


OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO





Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz Dl Creaciones Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero