Carnaval de Cadiz

Santa Santorum


El tío del cheque rojo


Cuando se instauró el concurso oficial de agrupaciones fue con un claro motivo: controlar a los copleros que cantaban por las calles, tenerlos atados en corto, evitar que con sus letras atacaran a los poderes, en definitiva impedir que hicieran pensar al pueblo.


En torno al concurso nacería la primera figura odiosa de las fiestas el Censor o como se le conocía por estas tierras “el tío del lápiz rojo”. Con la democracia esta figura desapareció, o al menos en los primeros años del concurso democrático, porque ¿ahora no existe?


Pues sí, por desgracia sigue más vigente que nunca, salvo que se ha cambiado la careta. Se ha quitado su roñoso uniforme militar de perro lacayo de un dictador y se ha vestido de gala, ha cambiado su lápiz rojo, por el tentador cheque rojo.


La censura sigue presente en nuestro concurso, y es la peor de ellas, la del maldito dinero, la de un montón de premios pequeños, de unos pocos manipuladores, que están logrando hacer lo que quieren de nuestros copleros.


Antes si el censor no veía algo apropiado, tenía dos opciones, prohibir esa copla con el monigote negro o si era más grave, mandar al autor a la prevención. Ahora estamos ante una pésima situación:


Tenemos repertorios a la carta. Ya que han proliferado los premios a las letras específicas: Candela y Espino, Coplas por Andalucía, premio Marca a la mejor copla deportiva, piropo a la viña… así que si algún autor quiere aspirar a todos ellos, teniendo en cuenta que si llega hasta la final como máximo tendrá 8 pasodobles, tendrá poco margen de movilidad. Este margen se reduce aun más, si añadimos que muchos se van de gira por diversos puntos de nuestra geografía.


Las coplas de nuestra tierra siempre fueron para defender lo nuestro, tuviéramos o no toda la razón, para reclamar más trabajo en Cádiz, para gritar las injusticias que se cometen con nuestras cosas. ¿os imagináis una copla contra las desbordantes subvenciones que se ha llevado el innecesario puerto de Sevilla para su faraónica esclusa que nos quitará un importante número de cruceros?, ¿o insultando a la competencia desleal que ha ejercido el puerto de Huelva rebajando los precios usando fondos nacionales?, o ¿al favoritismo que ha tenido siempre la Bahía de Algeciras como compensación por tener al invasor ingles de vecinos?... esto resulta impensable, ya que precisamente en esas localidades es donde más contratos les salen a nuestros autores, y claro, todos quieren muchísimo a Cádiz pero quieren más a los contratos.


Los cojones ya se amarran un poco más, si saben que por culpa del sistema de entradas se van a encontrar a un público “multi-local”, y a un jurado que desde hace años no tiene ni idea de carnaval, dejándose influenciar por los aplausos de gente que confunde el concurso con un 'Operación Triunfo' cualquiera.


Y el colmo de los colmos, es el miedo a la gran culpable del acongojo coplero. A un Canal Sur, deseoso de tener un concurso a su medida, a la medida de sus audiencias claro. Todos saben cómo cortan y pegan estos señores a su gusto y que pocos les sacan los colmillos, además a los que lo han hecho los han castigado continuamente.


Llevo muchísimos años de aficionados y, no se me olvida el año en que Don Emilio Gutiérrez Cruz 'El Libi', sacó la chirigota “Sevilla tuvo que ser mi arma”, meses antes del concurso, en la radio, tuvo un pequeño enfrentamiento con Antonio Bustos que le recriminaba ese tipo, a lo que el Libi hizo caso omiso. Durante su actuación en semifinales, nunca se me olvidarán las palabras de los locutores de esa cadena “muchas quinielas meten a esta chirigota en la final, pero todos sabemos que las quinielas fallan”.


Y bien que fallaron ese año, dejando fuera a tres chirigotas impresionantes: 'Sevilla tuvo que ser mi arma', 'Kadi City' y 'De Plaza en Plaza' (Los Palomos), tal vez, para tapar la perversa manipulación, se castigó a todos los aficionados.


Es Vox Populi, que esta cadena siempre ha intentado acabar con el cuarteto, es vergonzoso el trato que le dieron siempre en sus retrasmisiones. Y nadie puede negar, el favoritismo que le da a ciertos autores de los que le interesan por audiencia, sin ir más lejos, este mismo año:


De pavor, la carita de Manolo Casal embobado durante la agrupación de 'Ricas y Maduras' sin enterarse de las letras (si alguien no me cree que vea cuando cantaron el cuplé del cornudo de gran hermano), pero bueno, el Canijo siempre ha sido santo de la devoción de CS debido a su procedencia. Otro punto es el vivido con el cuarteto de Algeciras, a estos señores que se han colado varios años en finales sin entrar en quinielas de aficionados conocedores, este año se equivocan cantando un cuplé (ni siquiera lo cantaron) y rápidamente la inepta de la locutora se apresuró a decir “que bien lo han solucionado”. ¿Pero señora, que mierda han solucionado?


Estos invasores, se sienten amparados y se saben fuertes, leed las declaraciones de Manuel Alvarado tras su pase por la final de este año (otra gran injusticia) “hemos puesto al Falla tres veces de pie, ya me merezco un primer premio”. ¿A que Falla has puesto de pie? A estos borregos que tenemos desde hace poco, que gritan campeones a cualquier chirigota con tres chistes copiados del youtube, o de los PowerPoint basuras que recibimos al correo.


En fin amigos, esto es lo que tenemos, esto es lo que queremos los aficionados y, sobre todos un montón de autores que solo piensan en el hoy y han vendido a su tierra por treinta monedas de plata. Por fortuna siempre quedarán algunos que de verdad le canten a su tierra, y esto no es decir bonita cada tres cuartetas, es decir lo que la daña y señalar a quienes la hieren, y hacer pensar a un pueblo que lleva años aburguesado.


Manuel Santamaría Barrios (aficionado y callejero)


OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO





Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz Dl Creaciones Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero