Carnaval de Cadiz

Santa Santorum


Ecos de papelillos


Cuando salga este artículo publicado, quedarán para el recuerdo las coplas del 2014, Momo dará su último estertor y el viento nos traerá el eco de los últimos compases del tres por cuatro, ese tan añejo que tan solo Manolo Santander, bienvenido sea, se atreve a llevar por bandera.


Ahora en tiempo de cuaresma, que dará paso a otra fiesta que respeto pero no comparto, es un buen momento para la reflexión sobre lo que nos ha deparado el carnaval. Cuando la metafórica sangre que se derrama en las tablas del Falla está fría, cuando por los callejones se mezclan los vientos futuros de maniguetas y pretéritos de palos contra carteles, donde los romanceros contaron relatos con más verdad que mentira, pese a ser mentiras maquilladas.


Las fechas: posiblemente lo mejor de las fiestas ¿no sería una gran idea hacer coincidir el carnaval siempre con las Fallas de Valencia? De esta forma el número de portadores de piojos, con sus hordas de perros, los peruanos vestidos de siux y una gran cantidad de mimos han brillado por su ausencia.


El concurso: ya llevamos varios años donde la línea común es la regularidad, por ser educado y no llamarlo mediocridad, cada vez me recuerdan más a aquellas sesiones de los años 80 donde claramente habían unos grupos finalistas y como mucho algún semifinalista para el recuerdo, donde apenas se pasaba a la historia salvo nombres propios. Que lejanos quedan los 90 y la primera década del 2000 con concursos apretadísimos de calidad donde había ramillete de ocho agrupaciones por modalidad que podían luchar por los premios.


La tónica común según los autores, han sido que los cambios de reglamento han resultado erróneos, que se han de permitir repetir las mejores letras, y cada vez hay más voces que tímidamente claman contra el sistema de puntos, a mí parecer injusto. ¿No sería mejor eliminarlo? Si al final, no nos engañemos, a menos que el jurado demuestre conocimientos específicos, se premia el gusto de unos señores. No sería mejor menos comedura de coco y simplemente usar un sistema de 'Si-No': en preliminares apuntan si la agrupación merece pasar, en cuartos se la ven por la final, y en semifinales que cada uno haga una quiniela y vean los puntos comunes y los que no coincidan que deliberen entre ellos.


En el punto de las agrupaciones es conveniente un análisis individualizado:


Chirigotas: de lo más flojo de los últimos años, es verdad que los tres grupos finalistas, felicidades al Vera, nos hicieron pasar un buen rato. ¿Pero que ha pasado con los cuplés? No he escuchado ninguno antológico, que quede a fuego en las coplas populares, como he añorado el 'Me han regalado un móvil…', 'En donde yo mejor me lo pasé…'…


Comparsas: las triunfadoras del año, que nivelazo, no se han echado de menos para nada a los dos aspirantes a hijos adoptivos de Alcalá de Guadaira. Hasta en cuartos hemos tenido grupos que merecían haber pasado a las semifinales (OBDC, Las Brujas…), y en semifinales hemos visto una lucha encarnizada por obtener sitio en la gran final, donde se han quedado sin sitio grupos como Los Gallitos o los Cuenteretes, vemos como la savia nueva aprieta. FELICIDADES A TODOS LOS GRUPOS, de lujazo.


Coros: ¡ZZZZZZZZZzz! Perdón, es que me he dormido al recordarlos, más de lo mismo, la modalidad más estancada de la fiesta. El tedio al nivel supremo, Julio Pardo con un eterno 'Deja Vu', Pastrana defendiendo el Tango en su estilo puro, al menos con este no me dormí, unos Niños acelerados contando el quijote en cada tango, y lo de Rivero pues por su culpa caí en redondo en día de la finalísima. Lo mismo que algunos años no se cubren las plazas de los cuartetos a ver cuando tenemos un jurado valiente y no cubre las de coros.


Teatro Gracioso (es que no me sale llamarlos cuartetos), poco repertorio y eso sí grandes intérpretes, si algunas de las pamplinas que sueltan las dijeran gente con menos arte les echarían cortinas. Eso sí cada vez vemos que son más duetos cómicos con personajes satelitarios alrededor.


Como última nota, espero que eliminen la deprimente norma de que se puedan cambiar a todos los componentes, lo que hizo Kike Remolino haciendo que cantara el grupo del Love, para mí no tiene ninguna validez, el grupo ha de defender el repertorio del autor y no contar con la ayuda de elementos externos. La copla y el grupo ha sido santo y seña de nuestras agrupaciones, cuando daño ha hecho el 'Lolosedismo' al concurso, afortunadamente parece que ese señor sigue de año sabático.


La calle: no hay forma, maldito sea el sábado, tras poder cantar algún año carnaval, nos vuelven a invadir las legiones de angangos botelloneros, como odio esa noche, como espero que amanezca para poder ir a cantar a la calle, y sobre todo como aborrezco esas voces guturales con ebrios acentos del norte que quieren dejar bien claro que aquí están y quieren que se les escuche. Por cierto a los responsables: meterse las batucadas en fila por donde amargan los pepinos o al menos dejarlas para la cabalgata.


En la calle solo quedaría dar las gracias a la gente buena que sabe que esta fiesta es de coplas y se paran a escuchar, te felicitan por el buen rato que han pasado, a los que intentan mover a las agrupaciones como el Café Teatro Pay-Pay, la Peña Pedro Romero… y por cierto a toda la gente despistada que me preguntó por '¿Dónde anda tal agrupación…?' de verdad que salga cantando no quiere decir que tenga un GPS localizador de compañeros.


Manuel Santamaría Barrios (aficionado y callejero)


PD: Seria posible instaurar la pena de muerte por ahogamiento de papelillos sucios a todos los que no saben tocar un bombo y se dedican a aporrearlo, a los que venden y compran megáfonos y sobre todo a los que quieren aparentar más que los que están sirviendo a la fiesta, a los que como en la final se dedicaron a molestar al cuarteto de los niños no dejándolos iniciar su repertorio.


En fin… ya queda menos para el carnaval del 2015.


OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO





Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz Dl Creaciones Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero