Imagen_Mini_1.jpg (1438 bytes)

Margen_Iz.gif (905 bytes)

Imagen_Mini_2.jpg (5149 bytes)

Imagen_Mini_3.jpg (2306 bytes)

 

Aquellos Duros Antiguos

Es imposible empezar esta serie de artículos con otra copla de carnaval.

En este 2005 se cumple 100 años de un tango que ha traspasado los límites del tiempo y de la evolución del carnaval para convertirse en himno de la fiesta por excelencia de Cádiz, incluso, en el himno de toda una ciudad. Es raro que un año no se cante o se haga referencia, a el, en el Falla (se ha cantado hasta al revés en la presentación de “Los Borrachos” del Selu y compañía) e imposible no escucharla por las calles. Casi todo el mundo sabrá cantar ese tanguillo, ese himno del Carnaval de Cádiz y una de las coplas más populares de toda España pero no todos, saben el caso real que mezclado con el ingenio de “El Tio de la Tiza” dio origen a “Aquellos Duros Antiguos”.

Antonio_Rodriguez_Martinez_mini.jpg (7554 bytes)

Aquellos duros antiguos
que tanto en Cádiz dieron que hablar
que se encontraba la gente
en la orillita del mar
fue la cosa más graciosa
que en mi vida he visto yo.
Allí fue medio Cádiz
con espiochas;
y la pobre mi suegra
y eso que estaba ya media chocha;
Con las uñas a algunos
vi yo escarbar,
cuatro días seguidos
sin descansar.
Estaba la playa
igual que una feria
¡válgame San Cleto!
lo que es la miseria.
Algunos pescaron
más de ochenta duros
pero más de cuatro
no vieron ni uno.
Mi suegra, como ya dije,
estuvo allí una semana
escarbando por la tarde
de noche y por la mañana;
perdió las uñas y el pelo
aunque bien poco tenía
y en vez de coger los duro
lo que cogió fue una pulmonía.
En el patio de las malvas
está escarbando desde aquel día.

El suceso

Moneda.gif (41361 bytes)Todo comenzó la mañana del 2 de Junio de 1904, mientras un grupo de trabajadores de la almadraba enterraban en la playa desperdicios de pescado (por que como dice otra copla “aquí los enterraores entierran caballas”), uno de ellos al que apodaban “Malos Pelos” se encontró con un inesperado tesoro y, según se cuenta, el afortunado huyó con no pocas monedas en los bolsillos pero sus compañeros que lo calaron se hicieron también con su parte del botín. La noticia recorrió rápidamente por las calles de la ciudad a través de las bocas de los gaditanos que al poco tiempo empezaron a inundar las playas de La Victoria y de Cortadura en busca de más monedas. Mujeres, hombres y niños acudieron esperanzado con encontrar aquello que se pregonaba por los callejones: ¡duros antiguos!, ¡duros antiguos!; con toda la herramientas necesarias y en su defecto con las manos, Cádiz se echó a la playa y no para bañarse o porque hacía mucho calor sino para llevarse el máximo número de monedas posibles las cuales se vendían hasta por 3 pesetas. A los tres días la búsqueda empezó a aminorarse, aproximadamente unas 1.500 monedas se rescataron de la arena de la playa. Al cuarto día todavía quedaba algún esperanzado rezagado pero la búsqueda poco a poco fue desapareciendo, pero el curioso suceso quedó inmortalizado para los restos en una copla de carnaval; los diarios que contaban lo sucedido son de gran dificultad encontrarlos, sin embargo, la copla ni siquiera tenemos que buscarla porque esta ahí, en la mente de todo el pueblo de Cádiz, Andalucía…

El tesoro de Cádiz

Los_Anticuarios.jpg (36488 bytes)El tesoro que encontraron esa mañana los marineros eran monedas de a 8 reales, de curso legal durante el reinado de Fernando VI, acuñadas en Méjico a mediados del siglo XVIII conocidas como la “de ambos mundos” por que en el anverso de ella aparecía 2 mundos pero a partir de aquel hecho fueron más conocidas como “duros antiguos” por el parecido que guardaba con las monedas de 5 pesetas que cursaba entonces.

Sobre como llegaron allí hay varias teorías, la que parece más fiable es la que cuenta que aquellas monedas perteneció a un bergantín oficial brasileño llamado “El Defensor de Pedro” (hace varios años este nombre dio nombre a un coro) que tras un motín pasó a manos piratas y sus tripulantes llegaron por accidente hasta la playa de Cádiz donde enterraron las monedas para recuperarla a posteriori cosa que no sucedió por que estos fueron apresados y ajusticiados.

Quien iría a pensar que aquellas monedas nacidas en México hace 3 siglos y tras una larga aventura iban a ser protagonista del puro ingenio de un gaditano, en una mítica copla, de un mítico coro de 1905: “Los Anticuarios”.

La letra a sufrido algunas que otras modificaciones con el paso de los años y la tradición oral pero su significado sigue intacto. Aquí podrá escuchar a “Los Anticuarios” cantar este maravilloso tanguillo.

Francis Mena

Envíanos tú opinión Escríbenos



piecarna.jpg (5869 bytes)

Sugerencias