Carnaval de Cadiz

En femenino singular


Piratas y minifaldas


Casi sin preguntarnos, el verano ha llegado de nuevo y con él, el calor insufrible de Andalucía y la tortura convertida en grados de Sevilla. Y a más de cuarenta grados, bajo un aire acondicionado que aparte de enfriarme ha conseguido resfriarme, me planteo mis vacaciones 2009.


Que si las Islas Canarias, que si a Galicia (con la que está cayendo), que si la costa de Levante, Portugal e incluso visitar un país nuevo o una isla paradisíaca al otro lado del océano… Pero dadas las gripes y la crisis, me da que no está el microondas 'pa' pizzas. Por lo tanto, este año me he planteado hacer una gira carnavalesca por Andalucía; como en antaño, que no me perdía ni un festival ni existía feria o velada de pueblo que se me resistiera.


Una y otra vez las mismas comparsas y chirigotas e incluso algún cuarteto afortunado son objeto de tantos contratos como pueblos tiene nuestra comunidad, y otra vez las mismas coplas, los mismos chistes y las mismas risas desde Huelva hasta Almería. Las mismas fanes ruborizadas por una foto que orgullosas colgarán en su Tuenti; la parejita aficionada que sacó la entrada el primer día de venta; los abuelos del pueblo que encuentran en las chirigotas una buena oportunidad para pasear a la señora y tomar el aire... Y lo más entrañable: los pequeños que ven a los que cantan en la “tele” en su ciudad y que con pocos años repiten sin parar algún estribillo.


Sin embargo, sinceramente, compadezco a aquéllos que pasan los fines de semanas fuera de sus casas y que hacen cientos de kilómetros en un autobús para ofrecernos su arte en un escenario. Supongo que aparte de la recompensa económica existe una mayor satisfacción, que es ver que Andalucía te espera en cada rincón sea la hora que sea y con la mejor de sus sonrisas. Ellos a cambio, vengan de donde vengan, ofrecen su mejor repertorio sin importarles cuántas veces lo hayan cantado y con todas sus ganas consiguen conquistar a todos los públicos.


De veras, merece la pena dejarse caer por algún que otro festival y aunque las tres de la mañana están aseguradas, no hay una forma más carnavalera de salir de copas, de ver a viejos conocidos de otras ciudades y como mejor y única banda sonora el Carnaval.


Así que, este año, haré mi maleta llena de pantalones piratas y minifaldas... Durante el día ejerceré de 'guiri' allá por donde vaya y por las noches disfrutaré del Carnaval. Ahora, eso sí, prometiendo reírme y emocionarme como si fuera la primera vez que escucho cada una de las coplas.


María Núñez García


OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO





Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz Dl Creaciones Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero