Carnaval de Cadiz

El Niño del Pastrana


El Circoncurso


¿Qué te apuestas a que dentro de algunos años viene una comparsa de Villanabos del Monte que se llame así de cutre...? Está claro que este concurso se parece más y más a un circo. Se veía venir que ocurriría, tarde o temprano. Tanto cajonazo que no entiende nadie, tanto premio regalado desafiando a la opinión pública y cachondeándose de un pueblo entero, tantos autores manejando a su antojo todo lo que esté a su alcance, reglamento incluido... Tanta y tanta mierda atufando este concurso ha provocado que la gente pierda la fe en él.


Estos señores, sin quererlo (ya que su amor por el Carnaval y por Cádiz es tan minúsculo como su sentido de la honradez), nos están haciendo realmente un favor y están acelerando a golpe de ineptitud un sentido común que poco conocemos pero que poco a poco va imperando. A marchas forzadas, el aficionado se está dando cuenta de una puñetera vez de que aquí lo que importa es la copla y no el premio; la copla que cala en nuestras carcomidas memorias copleras y no olvida hasta que la senilidad lo requiera.


Lo de que el premio te lo da la calle no es que sea un tópico, es que debiera ser el padrenuestro de nuestra fiesta. Se tiende a valorar la opinión de cinco que, a lo mejor, están dando o quitando un premio bajo acuerdo o quizás le pongan toda la voluntad y el cariño pero sin tener ni zorra idea de Carnaval; y eso, por encima de toda una ciudad y ya incluso de la de una región entera que se queda atónita cuando se quedan fuera de la final unos 'mákinas', un 'maravilloso mundo de Cadilandia' o le dan un tercero a 'Los enteraos'.


Con la mano en el corazón: ¿quién no se ha echado las manos a la cabeza? Y ya de mi coro ni hablo porque después de la mamonada que le hicieron a 'La orquesta Cádiz' es para tomarse a cachondeo todo lo que venga después. Pero oigan, no me malinterpreten. Yo soy el primero que quiere ganar, para eso concurso, pero siempre supe que el premio muere y la copla es inmortal.


Nadie sabe que el coro que cantó el famoso y perpetuo tango de 'Gaditana, mi rosita temprana' quedó cuarto en el concurso y pocos se dan cuenta de que Antonio Martínez Ares, el mejor autor de los últimos 25 años, ganó muchísimo menos de lo que debió de haber ganado o que Juan Carlos Aragón, últimamente el más seguido, tan sólo tiene tres primeros. Son ejemplos claros de que hay y habrá autores y componentes que serán recordados para siempre por los repertorios que compusieron y cantaron diga lo que diga un jurado.


Del mismo modo, también hay y habrá quien esté condenado al olvido a pesar de que coleccione y haga acopio de premios. Gente vacía de vida y animales de concurso incapaces de guardar un buen recuerdo de un año sin final o sin primer premio. Gente que apoltrona sus nalgas en un sofá de skay barato y en la soledad de su salón se consuela admirando su gran vitrina mientras su señora tiene jaqueca un sabado noche más.


Rafael Pastrana Lorenzo


OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO





Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz Dl Creaciones Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero