Carnaval de Cadiz

Desde esta orilla


Temas y más temas para la voz del pueblo


Después de 'vanagloriarme' en un par de artículos sucesivos (y todavía queda uno más por publicar y otro más por escribir'), después de tantos 'autoloas', voy a escribir sobre tres temas actuales que bien podían ser tratados, primero en la pluma del letrista y después en la garganta de los que cantan y, finalmente, en los oídos de los que escuchan; es decir, en otras palabras: cada vez hay más material (y más chicha) para 'la voz del pueblo'...


En esta democracia representativa (cada vez más representativa y menos partícipe) en las que no has tocado vivir, sueño que fue de muchos en los que me encuentro y pesadilla en la que poquito a poco se va convirtiendo (según se va desarrollando 'el siglo del mestizaje') para unos pocos, cada vez más hay exceso de autoritarismo. Está claro que en nuestra sociedad 'democrática' hay jerarquías, jerarquías burguesas cada vez más afianzadas y que, en vez de ir diluyéndose poco a poco en el día a día, se van enraizando más en sus orígenes medievales. Porque sigue existiendo, por ejemplo, la supremacía de la patronal sobre los sindicatos, el patrón sobre el obrero, el político ('la clase política") sobre el ciudadano (de a pie) y ahora el profesor sobre el alumno, que es como decir, la autoridad sobre la defensa (la culpabilidad sobre la defensa), autoridad que pretende, con su voz, callar la voz de los nuevos ciudadanos de segunda (los de tercera son los inmigrantes, entre otros), los alumnos hoy y, si hay trabajo, obreros mañana...


En la comunidad de Madrid han decidido distanciar aún más la relación profesor/alumno, y con este incremento de jerarquía, probablemente la irán convirtiendo en profesor Vs. alumno (que en estos tiempos tan futbolísticos, el Vs. está muy de moda). Y por qué. Porque si antes un estudiante agredía a un profesor (que suelen ser los menos, pero siendo tan pocos, para los 'solucionadores de conflictos' sirve de precedente), agredía a 'un funcionario público'... Hum, a ver, uno qué es, humano o profesor y alumno. Uno qué es, carpintero o humano. Uno qué es, etcétera... Agredir a otro, al principio es una diferencia (violenta) de pareceres, pero si la cosa llega a mayores, entonces, supongo que es un delito... Así que, en éste y en otros muchos casos, sobran las distancias jerárquicas pretenciosamente ontológicas: no tiene más realidad el ejercicio de enseñar que el ejercicio de aprender... Además, cómo se aprende mejor, ¿con el castigo?, ¿con la comunicación?... Con el tiempo, esta 'experiencia piloto' se extenderá al resto del país, y entonces la voz de cualquier maestrillo y cuarto (y del que no lo es, los menos) irá literalmente a misa, sobre la voz del estudiante y de sus padres (que serán testigos mudos, no, 'enmudecidos', del conflicto emocional que creará en el joven que no tiene defensa alguna ante los abusos de autoridad del profesor. Porque, ¿qué otra cosa que abuso de la autoridad se consigue con el autoritarismo?


Por otro lado, en la 'cosmopolita' Barcelona (cosmopolita para intereses puramente económicos), van a prohibir que en pleno verano (verano de más altas temperaturas que en el de nuestro Cai, por ejemplo), la gente (y sobre todo los turistas ingleses y alemanes), van a prohibir bajo multa (no pueden prohibir bajo otro tipo de coacción, por ahora...), que la gente vaya con el torso desnudo (cuando se habla de 'torso desnudo' se piensa automáticamente en hombres, pero por qué no en mujeres...). Es algo parecido a lo que sucedió el año pasado con el nudismo en las playas, etcétera... Y aluden que son por motivos de 'decencia', como si la desnudez humana, tanto parcial como completa, fuese una 'indecencia'... Claro, 'en ciertos sitios, sí', me dirán. Pero eso no cambia que, objetivamente, la desnudez humana es la desnudez humana. Ciertos 'ciudadanos de primera' (la clase política local, en este caso) imponen su moralidad de catecismo sobre otras moralidades que, en una democracia real, deberían de convivir en justa tolerancia.


Y, por último, España, cada día que pasa, es más como el imperio romano: pan y circo. Claro que no solamente España, sino prácticamente todo eso que geolopolíticamente han decidido llamar 'Occidente' (o 'Norte... sobre Sur'). Sí, amigos, casi todos futboleros menos yo y supongo que unos pocos, ¡ha llegado el Mundial!... en la peligrosa y sobre todo desigual Sudáfrica (me gustaría ver las caras de esos que defienden ser sedes mundialistas y olímpicas en sus 'bálsamos de tranquilidad' que llaman países)... Y con el fútbol, los 'artistas' y 'actores' de las instituciones y de los públicos pasivos, te arman un concierto de tres horas... alrededor del opio del balón; y como tienen que justificarlo de alguna manera, te sueltan en los telediarios que los ingresos son para 'causas benéficas' (obviamente, no te detallan qué 'causas benéficas')...


Esto solamente son tres ejemplos de lo fructífero que viene el año para destriparlo bien en el próximo Carnaval (y no solamente en el de Cádiz, sino en todos). Podría hablaros de más, pero pienso que estos tres son ejemplares, paradigmáticos, de cómo va el patio de esto que llaman 'democracia'... Ya le toca a 'la voz del pueblo' tratar estos temas como se merecen y convertirlos en antológicos tangos y pasodobles (y en otros carnavales, las expresiones que les vaya mejor). Como siempre ocurre, este artículo gustará a unos y disgustará a otros. Criticadlo (ojalá que razonando en vez de despotricando), porque yo no soy ninguna 'autoridad pública'...


Juan Pinto


OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO





Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz Dl Creaciones Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero