Carnaval de Cadiz

Desde esta orilla


Me volvieron a sorprender


No está siendo un éxito de participación el comienzo del Taller de Autoría y Dirección Carnavalesca. Ni falta que hace (tanto el éxito de participación como el taller mismo). Porque, cómo se puede enseñar carnaval (así me preguntó anoche uno de los mejores directores de chirigotas de estos tiempos). Aunque la idea le pareció buena, la verdad es que su pregunta tiene muchísimo de razón. El Carnaval de Cádiz no se enseña, se aprende. Yo mismo lo aprendí cuando, a los dieciséis años, renuncié a mi primera agrupación carnavalesca (la primera antes de la que sí saqué oficialmente a los diecisiete) y no paré hasta aprender escuchando todas las cintas que podía conseguir de autores señeros de la época e incluso de autores que se perdían en la noche de los tiempos del Carnaval de Cádiz.


Y es verdad que no es estrictamente necesario un Taller de Autoría y Dirección Carnavalesca. Al igual que tampoco es estrictamente necesaria la Escuela de Carnaval. Ya lo dejó claro a su manera tan poética pero directa Juan Carlos Aragón en el pasodoble que dedicó a esa pretensión, y me lo deja claro a mí este genial director de chirigotas actuales. No obstante, el taller interesa muchísimo a su hijo de ocho años... (Sí, han leído bien, de ocho años). De ahí que aunque él no vea la necesidad, ve que la idea de este taller sí le interesa a su hijo de ocho años.


A veces, ni los conocimientos ni la experiencia sirven para decidir en qué franja de edad sería bueno impartir un Taller de Autoría y Dirección Carnavalesca. Partiendo de los conocimientos y experiencias personales además de los conocimientos y experiencias de otros, decidí, aunque sin cerrarlo del todo, que fuese entre catorce y dieciséis años. Bien, ahora llega un niño especialmente inquieto a refutar eso con sus ganas de participar en este taller desde sus ocho años de edad. Siente la inquietud de participar en él. Simplemente, el taller le llama...


Así que, curiosamente, al ver una demanda, aunque sean tan mínima como ésta, este Taller de Autoría y Dirección Carnavalesca es suficientemente necesario, ya que hay en Cádiz, en estos tiempos tan pasivos en cuanto a la participación y el aprendizaje se refiere, un niño de ocho años que siente la inquietud de participar en este taller porque, sin saberlo hasta ahora, se ha dado cuenta al leer sobre él, que lo necesita para aprender más y mejor sobre lo que más le gusta: el carnaval.


Bienvenidos sean los inquietos a este taller, independientemente de la edad que tengan (mientras respeten que la intención del que lo imparte, es decir, de mí, es posibilitar autores y directores menores de dieciocho años para enriquecer con su frescura intrínseca las agrupaciones infantiles y juveniles: cosa que sí considero más que necesaria)... Y pensar que hay jóvenes que quieren aumentar la edad de juveniles hasta los veinte años... Gracias, chiquillo, por existir.


Juan Pinto


OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO





Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz Dl Creaciones Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero