Carnaval de Cadiz

Desde esta orilla


La guardería eterna


¡No me lo puedo creer...! Aunque ya me lo temía, porque las tendencias ya apuntaban desde hace al menos una década. Puede que incluso en otro artículo anterior, en años anteriores, ya haya avisado de lo que se avecinaba. Pero nadie me hizo caso en su momento y ahí está, y lo peor es que se ufanan de ello: algunos canteranos quieren convertir la cantera en una 'guardería eterna'. Pretenden que suban la edad límite de los 18 (que ya era una edad totalmente inapropiada, porque en este país la mayoría de edad es a los 18 años) a los 21 (cómo se parece eso de los 21 a la mayoría de edad de países fascistas o incluso a la fascista España de esos cuarenta años de dictadura franquista). Y el motivo principal, según dicen, es que 'en adultos hay demasiado nivel'...


A ver... Ya sé que pensáis más en el concurso que en el carnaval. Eso está claro, porque si no estáis 'al nivel requerido en adultos', preferís seguir en la cantera 'mangando premios', como se dice en el argot, porque eso es en realidad lo que lleva implícito tan descabellada propuesta... Pues, chavales, estad al nivel. Sí, sé que eso es mucho más difícil: requiere voluntad, autoestima, esfuerzo y trabajo, mucho trabajo, tanto de los que cantan como de los que componen, escriben y afinan... Claro, más fácil es subir la edad límite para atrasar aún más el paso a adultos que apechugar en adultos siendo aún joven. Es decir, en otras palabras, queréis ser juveniles siendo ya adultos hechos y derechos (en la apariencia, porque en el resto, sois niños grandes)...


El Carnaval de Cádiz no se escapa a la aberración de los tiempos. Está inmerso en la decadencia de estos tiempos sobreprotegidos y sobreprotectores, en esta democracia representativa tan peligrosa para la libertad individual y colectiva Y, lo peor aún, es la gente joven, la que podría cambiar esto, la que más inmersa en esta decadencia está... ¡Quieren convertir el Carnaval Infantil y Juvenil en una 'guardería eterna'!... Vaya, no quieres crecer, Peter Pan.


Mirad, chavales. El carnaval es más que el concurso, mucho más. Y tal como va la cosa, el concurso se aleja cada vez más del carnaval. Hay valores más importantes que el éxito, el premio, las ganancias, etcétera... Valores más humanos son la voluntad, la autoestima, el esfuerzo y la independencia, semilla necesaria para la libertad, tanto individual como colectiva. No seáis tan prisioneros de un premio, chavales. No reduzcáis vuestra experiencia carnavalesca a ganar, o perder, un premio. Enriquecedla con vuestra participación, más activa que pasiva proponiendo arte y creatividad, pero no en eternizar los problemas, sino en solucionarlos con valentía a través de vuestro trabajo en los ensayos y vuestras coplas ante el público. No es cuestión de la edad que en adultos ganen y pierdan siempre los mismos. Son otras las causas... Creced y descubridlas para acabar con ellas con la aplastante fuerza de la juventud.


Juan Pinto


OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO





Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz Dl Creaciones Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero