Carnaval de Cadiz

Desde esta orilla


El pájaro en la jaula


Un entendido, un especialista, ¡una autoridad!, me dijo una vez que los pájaros enjaulados cantaban mejor que los pájaros libres porque tenían conciencia de que estaban prisioneros y no eran libres. Pero me lo dijo como si eso fuese una ventaja... Y no contento todavía, me confesó que la mejor forma para que el pájaro cantara mejor que cualquier otro pájaro, era dejarlo ciego... ¡Menos mal que no dijo que también había que dejarlo sordo! Y es que ningún pájaro, por muy bien que cante, puede ser Beethoven... por muy doctor Liendre que quiera ser el doctor Liendre.


Lo que pasa es que esta misma mañana, pues como que me ha despertado, sobre las siete más o menos, el canto de los pájaros. Como no sonaban al trino elaborado y manierista de un canario o un jilguero enjaulados, pues supuse que se trataba de gorriones. No obstante, me puse a identificar de dónde provenían esos cantos. Cuando vi a un gorrión y lo vi mover el pico, supe que era el pájaro que cantaba (y, probablemente, uno de los que me había despertado). Así que hay pájaros que cantan y no porque estén enjaulados, sino porque son libres y en su naturaleza está lo de cantar al amanecer, entre otras cosas propias de pájaros. ¿Qué me dices a eso, doctor Liendre?


Pero, hablando en plata, no pienso que ningún pájaro tenga conciencia ni de que esté enjaulado ni de que vuele libre. Sí es verdad que instinto sí que debe tener: instinto de pájaro. Y adaptación: aunque el instinto del pájaro sea volar libremente (y cantar libremente), algunos pájaros se han adaptado a aletear detrás de los barrotes y a cantar desaforadamente detrás de esos mismos barrotes también. Y escuchando a estos pájaros, uno puede pensar que, enjaulados, están hasta contentos... ¡Qué cosas las que hay que ver y escuchar!, ¿verdad?


Y aunque todo este rollo parezca que no tiene nada que ver con el Carnaval de Cádiz y con Cádiz misma, pues voy a citar la primera estrofa de un pasodoble que escribí en 1985 para mi comparsa infantil ‘Príncipes Malayos’:


Un canario en una jaula
cantaba con mucho amor
al aire de la mañana
y al nacimiento del sol...


Porque, sinceramente, ¿de qué carajo estamos hablando cuando hablamos del Carnaval de Cádiz? ¿Y cuando hablamos de Cádiz?


Juan Pinto


OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO





Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz Dl Creaciones Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero