Carnaval de Cadiz

Carnaval de Uruguay - Montevideo



La Murga... de Chirigotas a Comparsas




Redacción CdC.com











Históricamente, desde siempre y hasta nuestros días, cuando alguien en Montevideo quiere contar o presentar una Chirigota dice que es la modalidad (o categoría, como corresponde en el carnaval montevideano), que más se parece a la murga. Esta explicación es repetida, casi acordada y no del todo exacta, aunque curiosa porque quien lo dice sabe lo que quiere decir y quien la escucha lo entiende.

 

 

Sin embargo, cabe aclarar en pos de decodificar unos de los tantísimos ítems de parecidos y diferencias entre ambos carnavales, que no es de esa manera. La Murga histórica montevideana sí estaba cerca de su hermana Chirigota, hijas ambas de la Murga Gaditana, pero con el tiempo y fundamentalmente en las últimas décadas se ha ido apartando de ella para emparentarse con la Comparsa de Cádiz.

 

 

Explicar esto, lleva a otra semejanza notable entre ambos carnavales en su comportamiento natural, que tiene que ver con los cambios en las expresiones culturales populares. Tanto en la Murga como en la Chirigota se dieron cambios, en sus formas, sus estilos. De esta forma compartieron escena dos expresiones similares en lo general, pero con diferencias claras en lo particular en cuanto a sus propuestas, y hasta cierto punto se compararon, se disputaron seguidores y gustos carnavaleros.

 

 

En Cádiz se optó por preservar lo histórico, lo clásico, y de esa manera se mantuvo la modalidad Chirigotas y se creó, rescatando un original nombre carnavalero, la modalidad Comparsas. Con esto, los dos estilos, los dos gustos y las dos expresiones comparten el carnaval y son disfrutados por los carnavaleros.

 

 

En Montevideo se optó por mantener el nombre de la categoría Murgas a la nueva propuesta, acompañando los cambios y como resultado de esos cambios. El antiguo estilo de Murgas fue perdiendo espacios frente a las nuevas propuestas, tanto por la espectacularización cada vez más fuerte de la categoría (y de todas las categorías), como por los nuevos estilos que el carnaval incorporó en su crecimiento en cuanto a la cobertura de toda la sociedad. No hablo de "evolución" porque si bien el carnaval montevideano muestra cómo se potenció en toda su expresión artística, donde se unen todas las artes escénicas, por comparación el término guarda implícito un dejo de diferencia de valor entre ambas propuestas, cuando por el contrario los carnavaleros respetan y valoran la rica historia de los murgueros y títulos que cimentaron los más de cien años que complementan todos los estilos a lo largo del tiempo.

 

 

De manera que la Murga y la Chirigota recorrieron décadas de historia carnavalera mano a mano, hasta que la Murga decidió seguir el camino un poco más cerca de la Comparsa. Sin embargo, como siempre, detrás de algún aplique, debajo de un traje fantasía, alegórico y estilizado, la mueca murguera sigue siendo la misma. El saltimbanqui murguero le da a veces trabajo al puestista en sus indicaciones, el cupletero mete una mecha en medio de un monólogo y la despedida sigue despeinando y prometiendo la vuelta.

 

 

La querida Murga montevideana es una expresión cultural y de identidad que le pone la grifa a Montevideo, y en pos de su conocimiento y difusión vale la pena aclarar este punto, para que la conozcan y reconozcan desde otros tablados con toda su personalidad, con toda su historia, sus cambios, su estilo. Es como explicar la mínima parte explicable de la Murga.

 

 

José AriSi


OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO


Noticias Relacionadas







     
     
Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz   Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero