Carnaval de Cadiz

Carnaval de Uruguay - Montevideo



Homenaje del Parlamento a DAECPU




Redacción CdC.com











El pasado cinco de diciembre, el Parlamento Nacional desde su Cámara de Representantes, realizó un homenaje a DAECPU (Directores Asociados de Espectáculos Carnavalescos Populares del Uruguay) en su sesenta aniversario.


El evento, que contó con la iniciativa del Diputado Carlos Varela, asiduo concurrente a las etapas en el Teatro de Verano, suma un nuevo reconocimiento a los tantos ya recibidos por DAECPU en este año, en el marco de su aniversario.


A continuación, comparto con ustedes las palabras del Diputado Varela, en la Sesión Homenaje.


José AriSi


Señor Presidente, hoy nos hallamos aquí reunidos para testimoniar nuestro reconocimiento a una Institución señera de nuestra cultura popular, Daecpu, la cual está celebrando su sexagésimo  aniversario.


Lo hacemos desde el lugar de un apasionado espectador de nuestro Carnaval y de un admirador de los hombres y mujeres que lo hacen posible.


En Enero de 1952, según relata Isabelino "Tito" Larraz -uno de los testigos de aquél histórico momento- en su Historia de Daecpu escrita en el 2002, un centenar de carnavaleros, directores, componentes y  técnicos tomaron la decisión de fundar esta Institución.   Incluso periodistas, como Raúl Durante, más conocido por su mote "El Pardo Flores", quien impulsó la primera audición radial especializada en la temática, que era emitida por CX 24, la vieja  Voz del Aire y empresarios como Alfredo Venditto, que siempre será recordado como Alfredo Moreno, creador de la red de Teatros de Barrio, que hoy son orgullo de la Intendencia de Montevideo, participaron de dicha iniciativa.


Gracias a las gestiones de Dalton Rosas Riolfo ante la Mutual de Jugadores de Fútbol, éstos cedieron su sede social para que allí se realizara la reunión fundacional de la Asociación que pasó a conocerse como Daecpu, sigla que identifica a los Directores Asociados de Espectáculos Carnavalescos y Populares del Uruguay. La Mesa Provisoria de la novel entidad fue presidida por Juan Pignataro, un símbolo de los Carnavales de la Primera mitad del siglo XX, director responsable de la Agrupación criolla Juan Cruz Tranquera y los suyos, que estableció una marca inigualada en el Concurso de Agrupaciones y que va ser muy difícil de poder ser superada, entre 1920 y 1950, se consagró en veinticuatro oportunidades como el mejor conjunto entre sus pares.


Acompañándolo en la tarea, Señor Presidente, estaban directores emblemáticos como   Angel Genaro Huesca, José Antonio"Macho" Lungo, Carlitos Céspedes, Luis Bermejo, José Ministeri "Pepino". Basilio "Tuca" Alvez, Andrés "Cholo" Falcón, Luis Alberto "Fino" Carballo, Santín Barbeito, Rodolfo "Tito" Pérez, Cipriano Castro "Pianito", Emigdio Riverón, Carlos García y otros más jóvenes que hacían sus primeras armas en la función como Isabelino "Tito" Larraz, Rómulo Angel Pirri "Tito Pastrana", Carlos Modernel y junto a ellos, dos jóvenes que pasarían a ser personalidades preponderantes en la vida de la Institución como Antonio Iglesias y Hugo Arturaola. Su misión fundamental en aquéllos primeros años de vida fue alcanzar una organización que permitiera a los conjuntos asegurarse el cobro de premios en el centenar de tablados barriales que existían en Montevideo y que era el único ingreso con él que contaban, ya que no se estilaba pagar por actuación, como sucede en el presente.


Ya desde el primer momento, en Daecpu convergieron las más diversas clases sociales, sin importar el credo religioso, la opinión política, el género o la raza. Entre aquéllos pioneros emprendedores figuraba Pepita Cadilla de Ferreira, directora de La Ronda, que competía en la categoría cuadros internacionales y que posteriormente cambió su denominación a la actual "revistas". La mujer siempre lucho por ocupar su merecido lugar en  la fiesta popular y otras damas siguieron su huella como las inolvidables Marta Gularte y Rosa Luna, Angela Farías -que ha sabido dejar su impronta tanto en Daecpu como en Agadu-, Gilda Gutiérrez y tantas otras, como en el presente lo siguen haciendo Gabriela Gómez, Gabriela García y Katya Zakarián, sólo para mencionar a algunas de ellas


Los afro descendientes también jugaron un rol preponderante en la organización del Carnaval. Herederos de la cultura que los esclavos trajeron a nuestras tierras,  en 1865 apareció la primera comparsa de negros bautizada como "Raza Africana"
En 1903, la comparsa "Esclavos de Asia" promovió una auténtica rebelión. Junto a los presidentes de las agrupaciones "Pobres Negros Cubanos", "Lanceros Africanos", "Negros Hacheros", "Esclavos de Nyanza", "Negros del Congo", "Esclavos Africanos", "Negros Libertadores", "Esclavos de La Habana", "Hijos del Congo", "Esclavos de Mozambique" y "Libertad Esclavos de Asia" suscribieron una iniciativa en la que señalaban que no se presentarían en ningún tablado donde no se premiara, por separado de las restantes, a las comparsas de negros, creando de hecho la categoría más añeja, de las hoy perduran en nuestro Carnaval.


En el nacimiento de Daecpu,  también estaban ellos dispuestos a brindar lo mejor de sí, en pos de un rápido crecimiento. Hombres como Juan Angel  Silva o José De Lima marcaron el camino que hoy siguen "Cachila" Silva, hijo del inolvidable "Cacique", Carlos Larraura, Juan Ramos, la familia Pintos y ese monstruo sagrado que posee nuestro Carnaval: Julio Sosa "Kanela", un artista que ha trascendido fronteras con su baile subyugante y que, también ha sido, integrante de los Consejos directivos de Daecpu, en reiteradas oportunidades.


Con el devenir del tiempo, el rol de Daecpu en la organización del Carnaval fue creciendo a pasos agigantados, marcando un hito fundamental cuando el Intendente Oscar Víctor Rachetti les cedió la Administración del Concurso Oficial de Agrupaciones, un desafío que supieron cumplir con gran éxito, ya que bajo su égida,  en el primer año lograron duplicar los premios que habían percibido el año anterior, cobrándolos apenas terminado el Concurso y no seis meses después, como solía suceder.
Ese hecho, Señor Presidente, marcó un diferencial en la organización de nuestro Carnaval con el resto del mundo, ya que en todas partes son las autoridades designadas por la propia ciudad en que se realiza la fiesta, las encargadas de la organización de las celebraciones. .. A partir de ese momento, la Intendencia de Montevideo y Daecpu, comparten las responsabilidades.


Señor presidente,  en estos últimos 22 años la Intendencia de Montevideo destinó más de 15 millones de dólares por todo concepto en apoyo a esta fiesta tan querida por los uruguayos, es por eso que no puedo dejar de nombrar a los directores que en los últimos años estuvieron al frente de esta responsabilidad, Sara López primer mujer que entró al carnaval como jerarca municipal,  Sara es recordada por su impronta su capacidad de trabajo y su carisma, Liliam Ketchichian una trabajadora incansable por las causas populares también supo tomar el timón conduciendo la división turismo en momentos difíciles del país logrando metas que pocos creían podían ser alcanzadas  y a Fernando González,  el actual Gerente de Eventos, un hombre de la cultura; que hoy justamente presentó su nuevo libro,  conocedor y amante del Carnaval,  que comenzó una nueva etapa de reconversión y actualización de la fiesta  y que junto a  DAECPU trabajan en un diseño moderno de los festejos carnavalescos, a todos ellos señor Presidente,  nuestro reconocimiento por la tarea que han llevado y llevan a  cabo.


Hoy se han recuperado los corsos barriales, la elección de reinas del carnaval, llamadas y scolas tienen hoy un brillo digno de la instancia de que se trata, los tablados populares son una experiencia a seguir apoyando y mejorando, la murga joven es una cantera formidable de componentes, técnicos e ideas para el Carnaval mayor, mucho se ha hecho positivamente y todavía mucho queda por hacer.


En materia de aportes del Estado,  vale recordar el decreto 150/07 del 26 de Abril del 2007 donde el Presidente Tabaré Vázquez y el ministro de Economía Danilo Astori exonero de una serie de cargas tributaria a  DAECPU y brindo beneficios fiscales a las empresas que colabores con el carnaval, lo que derivó en una mayor recaudación por publicidad a la institución 


Una de las características fundamentales de Daecpu desarrolladas  en sus seis décadas de existencia ha sido su compromiso solidario. Impulsaron políticas marcadas para acercar el Carnaval a todos los estratos sociales: Actuaciones en hospitales, asilos y centros penitenciarios, invitaciones para asistir al Teatro de Verano a escolares, ancianos del Piñeyro Del Campo e internados del Instituto Nacional del Menor…


En los últimos años  y gracias al trabajo incansable de su actual directiva presidida por Enrique Espert, han contribuido con la edición de discos, DVDs y espectáculos para la fundación Un techo para mi país, como anteriormente lo hicieran con otras obras de beneficencia y diversas campañas de interés público.
 A través de los denominados Ronda Momo, con el apoyo de CUTCSA y la Intendencia, llevan el Carnaval en forma gratuita a las zonas más carenciadas y distintos puntos de la ciudad que no disponen de un tablado propio.  Es una experiencia conmovedora observar el comportamiento de la población de zonas particularmente complejas cuando a ellas llega el carnaval gracias a este proyecto cultural solidario.


Esa forma de actuar les valió el reconocimiento del gobierno y gracias a un decreto del Presidente Tabaré Vázquez,  el Estado uruguayo declaró de Interés Nacional la celebración del Carnaval en nuestro país e impulsó ante la ONU la iniciativa, para que el Carnaval uruguayo fuera declarado "Patrimonio Cultural de la Humanidad".


Al repasar estos sesenta años de vida, señor Presidente, no podemos omitir momentos muy significativos como cuando en 1971, bajo la presidencia de Antonio Iglesias lograron adquirir su sede propia en el predio ubicado en la calle Nicaragua 1474 y que pasó a ser el cobijo de los sueños carnavaleros durante dos décadas…
Veinte años después, nuevamente con Antonio Iglesias frente al timón de la Institución, se mudaron a su nueva casa en la Avenida Joaquín Suárez y ya están contando las horas que los separan de lo que será su sede en los años futuros, ese anhelo que impulsó su actual Presidente Enrique Espert y quienes los acompañan en la difícil tarea de comandar los destinos de esta prestigiosa Institución.


Conocemos los proyectos que la actual directiva tiene planteadas para los tiempos venideros y destacamos particularmente el dictado de cursos técnicos a carnavaleros lo que derivará en una mejor preparación de los espectáculos que luego todos disfrutamos, así como las obras que derivarán en un complejo vacacional para todos sus asociados.


En este rápida evocación a las seis décadas de existencia de Daecpu, ya hemos nombrado a muchos de quienes han ido dejando su impronta para cimentar la obra de quienes hoy homenajemso pero no podemos soslayar la mención a un símbolo de la Institución: Servando Ruíz "El Boyero".


Pocos elegidos tienen el placer de haber saboreado las mieles del triunfo. Pocos conocen lo que significa el reconocimiento del público. A pocos se les perdona un tropezón en medio de sus entradas a escena. Los elegidos por Dios Momo para ser intérpretes de una forma especial de hacer y de decir las cosas, son hombres que tienen la enorme responsabilidad de transmitir sensaciones inexplicables, trasmutar la risa en llanto, revertir lo absurdo en notable, traspasar de la nostalgia al modernismo, convertir lo evidente en asombroso.


Uno de esos seres "tocados" por las musas era Servando Ruiz, "El Boyero", el animador indiscutido del Concurso Oficial de Agrupaciones durante más de treinta años… es imposible olvidar su "seguidamente" en su voz que era augurio de la apertura del telón y el comienzo del disfrute del espectáculo.


Como olvidar a Carlos Soto recientemente desaparecido, un letrista excepcional que en varias oportunidades fue galardonado como el mejor del carnaval,  su pluma dejará el sello imborrable del sentir popular, sus retiradas serán recordadas por años y su don de gente reconocido por quienes lo conocieron. 
Si me permite el Sr. Presidente Carlos Soto también escribió uno de los himnos más importantes del Club Nacional de Futbol, el famoso "saquen los pañuelos"  fue de su creación.


Señor Presidente, uno de los momentos más difíciles que debió sortear Daecpu fue durante la Dictadura, un período nefasto pero, que nunca podrá ser olvidado…
 Muchísimos carnavaleros debieron soportar las iras del tirano: Componentes y directores eran detenidos sin motivos aparentes y luego eran proscriptos para actuar en Carnaval.


Daecpu, primero fue intervenida, se derogaron sus estatutos, se les suspendió la personería jurídica y hasta se les prohibió utilizar su nombre, imponiéndoseles él de Audica, sus principales dirigentes fueron impedidos para estar y se debió recurrir a constituir sucesivas Directivas de emergencia, con quienes quedaban libres de culpa, en la mentalidad de los ocupantes del poder…
Se les clausuró la sede social, hurtaron el archivo documental y fonográfico y lo que no les era de utilidad, simplemente lo destruían.


Las "comisiones de censura" actuaban sin piedad, destrozando libretos, prohibiendo el uso de determinadas palabras y hasta gestos y quienes osaban a desafiarlos eran perseguidos y acechados.


De todas formas, el ingenio popular pudo más que las armas y el Carnaval se transformó en uno de los principales focos de resistencia contra la dictadura, transmitiendo un mensaje de fe y esperanza, alentándonos para sumar voces a sus coros que pasaron a ser multitudinarios, reclamando la Democracia que tanto anhelábamos.


Mucho se avanzó desde aquel lejano 1952, los desafíos son enormes.  Nuestro Carnaval todavía tiene muchísimo para dar, en materia cultural, social y económica.   No solo es una seña de identidad indiscutible de nuestra cultura e idiosincrasia, tan necesaria en un mundo cada vez más globalizado, sino que además  es una fuente extraordinaria de recursos, si establecemos una estrategia de desarrollo del mismo.  Tango, candombe y murga son productos culturales que debemos trabajar mucho más en proyectos a largo plazo. Basta con ir a la Argentina, ver el fenómeno de la murga uruguaya para darnos cuenta de las posibilidades de desarrollo que apenas comenzamos a avizorar.


El Estado debe comprometerse aún más en el tema y sabemos que DAECPU estará al frente de todos los esfuerzos que se hagan para seguir dignificando y mejorando nuestra principal fiesta popular.


¡Salud, Daecpu!


OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO


Noticias Relacionadas







     
     
Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz   Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero