Carnaval de Cadiz

Eventos - Congreso Monográfico 'El Tío de la Tiza'



Cilindros de cera y discos de pizarra




Redacción CdC.com











Carlos Martín Ballester nos viene de Madrid y es un experto en el gramófono y en los discos de pizarra. Es un coleccionista, tanto de forma profesional como particular, de soportes antiguos de registros sonoros. Es presentado por la periodista del Diario de Cádiz, Alicia Ruíz.

El ponente divide su ponencia en dos partes. En la primera desplegará una breve historia de los orígenes del sonido grabado. Y después, la evolución del soporte sonoro a través de reproducciones digitalizadas de registros sonoros en discos de pizarra. Durante muchas décadas se han considerado que todos los experimentos efectuados hasta que apareció Tomás Alva Edison no fueron significativos. Nos reproduce la primera grabación sonora que se recuerda, que se registró pero no se ha podido escuchar hasta 2008 a través de una sofisticada tecnología actual. Dura solamente once segundos.

A finales de noviembre de 1877, Edison da un diseño del prototipo a uno de sus colaboradores. Después vendría Graham Bell, etcétera... En España no aparece hasta abril de 1878 en un establecimiento de Barcelona: a una membrana de estaño donde estaba registrado el sonido, la excitaba un cilindro. Terminaron el acto dándole las gracias a Edison por su invento.

Iniciándose 1879, la prensa española se hacía eco de que en Madrid se pondría un estudio donde se exponían el nuevo invento. El 31 de diciembre de ese mismo año hay una demostración en la Academia Santa Cecilia de Cádiz. Un cilindro mecánico y una lámina de papel estaño donde se registra la voz, el sonido, y al darle vueltas en sentido contrario es cuando se reproducía lo grabado.

A partir de 1884, por iniciativa de Graham Bell, la lámina de estaño fue sustituida por el cilindro de cera para registrar y reproducir el sonido. Hasta finales del siglo XIX, no se hizo una producción suficiente para la distribucción, por lo que la escucha se hacía en salones de sociedades de la época. El artista se ponía delante de unos cuantos cilindros en una estantería, y esas grabaciones son las que se ponían a la venta, y no eran muchas. La calidad de los intérpretes es lo que se valoraba para que los cilindros de cera tuvieran una calidad sonora apreciable. Varias sociedades sonográficas comienzan a comercializar tanto los fonógrafos como los cilindros: bastante caros, tanto que un sueldo de funcionario de un año serviría para hacer la compra de este artículo de lujo. También comercializaron cilindros de cera vírgenes para que hicieran grabaciones caseras, siempre y cuando dispusieran de un fonógrafo. Los propietarios gaditanos de los fonógrafos Edison llegaron a registrar hasta la comparsa 'Los Gallos' del Tío de la Tiza.

Años después, se patentó el gramófono con la aparición del disco de pizarra de 78 revoluciones por minuto, incluso apareció el disco de doble cara, y el catálogo discográfico aumentó exponencialmente. El 18 de marzo de 1904, hasta el Circulo Modernista de Antonio Rodríguez disfrutó de uno de esos gramófonos.

Durante las dos primeras décadas del siglo XX, las compañías aumentaron su catálogo. Pero en 1925 apareció la grabación eléctrica, pues hasta ese preciso instante la grabación era acústica, bastante limitada tanto en la física como en la acústica del sonido. Estas innovaciones hizo que los aparatos y los discos bajaran de precio, expandiéndose sin parangón hasta la fecha. Tras la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en todo un boom. También se grabaron las voces como, por ejemplo, la de Pío Baroja. El disco de 78 revoluciones por minuto es el más longevo soporte de grabación sonora hasta la fecha, ya que alcanza más de medio siglo de historia.

Ahora se centra en la segunda parte de la ponencia, es decir: las grabaciones en estos soportes de las comparsas de Antonio Rodríguez, El Tío de la Tiza: desde 1890 hasta 1905. Un cantaor flamenco de la época, 'El Mochuelo', graba dos tangos del Tío de la Tiza en 1904, concretamente de Los Viejos Cooperativos, de 1890: se trata del Tango de las Pulgas y el Tango de las Mujeres (donde se el maestro comparó a las mujeres con la guitarra como unos setenta años antes que lo hiciera Paco Alba en uno de sus pasodobles). Ahora nos pone una reproducción del disco del Conjunto Hércules grabada en el sello Parlophon: un par de tangoa de Los Moros Babucheros, que es como se conoció posteriormente la comparsa La Sucursal del Zoco, el de las babuchas y el del submarino.

Ahora le toca el turno a Fernando El Valencia, que canta dos tangos de Los Abanicos de 1897, pero registrado en 1919, el tango de la electricidad y el de la bicicleta (el famoso tango de la bicicleta que también interpretara en la Argentina Villoldo años antes). De Fernando El Valencia nada se supo desde que emigró a la Argentina. De esta grabación sabemos que quien le tocó la guitarra le llamaban El Niño de Cádiz.

El Conjunto Gades realizó una cantidad de registros importantes e interesantes en Barcelona, Reproduce un par de tangos de Los Luceros, de 1900, cantado por este conjunto. De nuevo el Conjunto Gades pero ahora con unos tangos de Los Gallos, de 1901. Tres reproducciones más para finalizar: Niño del Campo, un cantaor flamenco que interpreta un par de tangos de Los Anticuarios, de 1905, el piropo a Sevilla y el piropo a Cádiz. Y, por último, dos tangos de Los Médicos Modernistas, de 1902, pero interpretado por el Conjunto Hércules un par de décadas después, el del caldero y los políticos, y otro piropo a Sevilla. Además de una grabación de Manolo Vargas, pero ya en 1946, de Los Duros Antiguos.

Para concluir, tres ideas: la grabación sonora como documento histórico, resaltar la figura del Tío de la Tiza difundido discográficamente por todo el país y, por último, el trasvase del carnaval al flamenco por cantaores de la talla de Pericón, Chano Lobato y el mismo Manolo Vargas. A una pregunta de uno de los asistentes, responde el ponente que en el mismo año publica Parlophon los discos del Conjunto Hércules y el Conjunto Gades, que no es el Conjunto Gades de los cincuenta sino el de los treinta, es decir, hubo un Conjunto Gades también en los treinta.


OPINA SOBRE ESTE ARTÍCULO


Noticias Relacionadas







     
     
Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz   Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero