Carnaval de Cadiz

Comentarios

PARODIA

Cuarteto gaditano que nos trae este año un tipo de personajes del Oeste americano, indios y vaqueros. Un indio sale a escena preguntándose dónde están todos y practicando su nuevo hechizo. Le piden que deje dormir a la gente y a los niños. Empieza el cachondeo en el poblado con Johnny Matraca, el tonto del pueblo. Alguien va a lavar el caballo con agua caliente pero no puede dejarlo en zona azul. Uno está muy guapo, de antología de Luis Rivero


Le gastan una broma al tonto, al que piden los papeles del caballo; le ha costado mucho montarlo porque lo ha comprado en el Ikea. Como allí está el sheriff, se asombrá del estirón que ha dado el Lulu. El sheriff quiere jubilarse y va a probar a los candidatos para sustituirle. No hay problema para sustituirle porque ahí está el hechicero, que va a volver al tonto listo. El conjuro no funciona demasiado bien y el hechicero desata la ira del dios del Oeste y les manda una maldición


El sheriff pone fin a los hechizos y decide probar quién es el más rápido disparando con la pistola. El Matraca mata a uno pero no pasa nada porque está el hechicero, que intenta resucitarlo pero no lo consigue. Como está muerto hay que enterrarlo, pero no parecen estar mucho por la labor. Uno quiere cortarle la cabellera, pero no puede porque vienen los cuplés


CUPLÉS

El primer cuplé dicen que para buscar local de ensayo han acabado en el oeste; ahora no hay ni lavaderos, todo buscan locales pero no hay ninguno porque los tienen todos los chinos

El segundo dicen que llegan los virus al deporte; gripe A en los jugadores y todos acojonados para no cogerla, pero si la coge Antonio Muñoz seguro que la acaba vendiendo


En el estribillo dicen son bandidos y pistoleos que han robado el ganado del pueblo entero, y por eso les grita la gente: "cuatrero, cuatrero, cuatrero"


TEMA LIBRE

Empieza con un conjuro para convertir en caballo. Si les sale bien, pretenden ganar mucho dinero transformando a gente famosa en animales. El Matraca quiere ser convertido en caballo, y confunde todo lo que han dicho hasta ahora. Nadie se entera de nada, y cuando intenta explicarlo lo hace todavía peor. El Matraca se mete en la cuadra para ser convertido en caballo


El hechicero continúa con su conjuro al dios de la lluvia, y se alegra por que le sale bien, aunque el caballo habla. El sheriff habla con él y le pregunta cómo se siente siendo un caballo. Se cuenta las patas y tiene 5, la del centro sin rodilla. El tabernero le pregunta como va a comer siendo un caballo, que se va a hartar de paja, igual que antes. Se aburre de ser caballo y pide ser convertido de nuevo, pero conservando la pata que no tiene rodilla


Consigue devolverle forma humana pero con cola. Se despiden cantando, invitando a todos a su poblado para verlos, pues sin aplausos su poblado queda triste y frío. Piden ser disparados con aplausos, que si mueren resucitan por febrero


El cuarteto ha arrancado una gran ovación del público que se ha divertido de lo lindo con los puntos del grupo. Muy divertido y dejando una grata impresión en este pase de preliminares.


Cuartos de final

Sentados en la mesa del saloon y bebiendo se retan a aguantar y seguir bebiendo. Llegan los indios para atracarles pero el sheriff los descubre. Deciden volver a intentarlo y el sheriff vuelve a descubrirlos. Tal vez sea por la voz, pero optan por cambiar de pañuelo. Como no hay dinero quieren llevarse las botellas, pero para hacerlo deberían cortar el forillo. Así que deciden secuestrar al chino disfrazado de mejicano; el sheriff les dice que liberen al mejicano pero quieren un helicóptero y unas pizzas, aunque lo del helicóptero va a ser difícil ya que no está ni inventado


Les ordena que liberen al mejicano y no saben si es Movistar o vodafone; el Matraca entra en escena montado en un pony. Meterán una pistola en las pizzas y cuando las entregue matará a los dos indios con una sola bala. Pero algo sale mal y el plan falla, aunque al final el Matraca se hace con la pistola


No liberarán a nadie si no les dicen donde está el dinero, pero tienen que salir ya mismo porque tienen que cantar los cuplés.

El primer cuplé dice que nuestro estado va de culo, somos el cachondeo de casi todos. Cualquier día nos echan de la UE; Zapatero ha prometido arreglarlo pero primero debe arreglar lo de sus hijas y comprarles la ropa en Bershka

El segundo cuenta que la cabalgata de Cádiz lleva muchos muñecos y seis pitufos. El día de los juanillos también están los 6 pitufos, y como la cosa está tan chunga no les extrañaría verlos de monaguillos en la borriquita


Estos vaqueros son ladrones de ganado, dinero y todo lo que haga falta "por eso grita la gente: cuatrero, cuatrero, cuatrero"


Los indios tienen hambre pero antes el hechicero le va a hacer un conjuro al mejicano. El Matraca cree que se van a comer al mejicano. Los indios intentan descubrir quienes son los que les acechan, y el sheriff vuelve a amenazarlos, esta vez con un tiroteo, aunque no tienen balas. Al Matraca no le sale el grito que profiere el hechicero hasta que no le pone un ejemplo. Deciden hacer un tiroteo simulado, pero el Matraca falla, aunque al final resulta ser el único que tiene balas y se acaba cargando a todos, es el mejor pistolero, pero el año que viene tendrá que sacar un romancero. Se despiden cantando. Muy bien este segundo pase de este cuarteto, repleto de puntos graciosos y con una gran complicidad con el público, que les despide con una enorme ovación y a gritos de "cuarteto, cuarteto".


Semifinal

Los vaqueros del Morera se presentan en semifinales y comienzan su actuación con una invocación al dios de la lluvia. Se ve un tren llegando a Cádiz para los carnavales, pero se han equivocado y los dos viajeros disfrazados de vaca y gallo llegan al oeste. El hechicero se encara con ellos, que piensan que está disfrazado y les está invitando a disfrutar de la fiesta


El indio les avisa de que el pueblo es muy peligroso, y que no están en Cádiz sino en Springfield. El barman les avisa de que tengan cuidado o el indio les arráncara la cabellera, y son atacados y obligados a cantar. Uno de los dos debe morir y les obligan a batirse en duelo, pero les resulta bastante difícil hacerlo. Les acaban quitando las pistolas porque tienen que cantar los cuplés


En el primer cuplé nos cuentan que su vecina es muy gafe y tiene mala suerte con sus mascotas; un perro se le murió, otro tiene los huevos pa dentro, y todas las que ha comprado se la han muerto. Hasta compraron un jersey Lacoste y se le ha caído el cocodrilo. En el segundo nos cuentan que ahora las bolsas del super ya no se usan sino que están prohibidas porque contaminan; ellos están tan concienciados que le han hecho daño a su novia al hacerse los condones con las hojas del Viva Cádiz. Los cuplés no están mal


En el tema libre la vaca y el gallo hablan acerca del trabajo en Cádiz y las hijas de Zapatero. El hechicero sabe hacer animales y convertir a cualquiera en el animal que decidan. Así que va a convertir a ambos en una serpiente, aunque no le sale demasiado bien. Los forasteros buscan una cabina para comunicarse con su familia, pero no les queda más remedio que recurrir a las señales de humo. La madre le contesta que deje las drogas. Al final deciden quedarse en el pueblo por que les gusta. El cuarteto no está mal aunque en esta ocasión más por la capacidad de adaptación e improvisación de sus componentes que por el texto en sí, más limitado que en otras ocasiones. Así a todo, el público los ha despedido con una gran ovación. Pueden estar en la final, tranquilamente.


Final

El cuarteto del Morera regresa a la final del Falla dispuesto a revalidar sus dos primeros premios consecutivos, después de un concurso en general bueno aunque con algún altibajo, lo cual no deja de ser más o menos normal en una competición tan larga. Comienza la parodia con el hechicero sorprendido por que el público sabe que es su cumpleaños e invocando al dios futbolero porque el Cádiz ha perdido. Tras una invocación a varios dioses del teatro, el sheriff le anuncia al hechicero que llega Johnny Matraca, el tonto del pueblo, y deciden quedarse con él, pero no parece tan sencillo. El sheriff quiere jubilarse y debe nombrar a un nuevo sheriff y va a hacer una serie de pruebas; al final deciden hacer un duelo entre indios y vaqueros con balas imaginarias. Tras el divertido duelo, quieren echar al Matraca, pero no puede ser porque tienen que cantar los cuplés. La parodia ha estado bien, a pesar de repetir partes anteriores, pero el desparpajo y la gracia de los cuarteteros ha arrancado risas y aplausos del público


El prime cuplé nos cuenta que con la crisis deben mucho dinero, deben 6000 euros de la letra del coche y les quedan un montón de la hipoteca; ahora han cogido la gripe A, por su fuera poco con lo que debían ahora viene la gripe con otra letra. El segundo cuplé comenta el tema de los toros, y por si alguien no se había enterado dicen que salieron corriendo por el casco antiguo, pero mira si son listos que no pasaron por San Francisco, donde está la peña de los cazadores. Los cuplés tienen su gracia, no están mal


El barman duda de los poderes del hechicero, que los maldice ayudado por el Matraca. El hechicero intenta enseñar a gritar al Matraca, y aunque parece no tener muchas aptitudes al final lo consigue. El hechicero quiere convertir al Matraca al caballo, y este llama al sheriff y al barman para que lo vean. El conjuro parece funcionar, pero el caballo habla. Tiene cinco patas pero la del centro no tiene rodilla; esa la quiere conservar aunque lo conviertan de nuevo en humano. Algo falla pues conserva la cola. Se despiden del público invitándonos a visitar su poblado. No ha estado mal su pase y es evidente que tienen sus opciones, aunque se habría agradecido que no repitieran partes de anteriores pases. Pero como ya se ha dicho, no está mal y el público los despide con una gran ovación.


Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz Dl Creaciones Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero