Carnaval de Cadiz

Comentarios

PRESENTACIÓN

Estos caminantes bohemios de Chiclana se presentan en el Falla como comparsa. La tonalidad de la presentación es Fa sostenido mayor (tocada como Mi mayor al 2). Comienzan hablaítos pero con un compás alegre. El báculo que lleva para ayudarse en el camino, lleva colgado un pequeño mundo, como alegoría de lo que es ver mundo, hacer pequeño al mundo viajando por él. "Vente, amigo, caminaremos juntitos los dos". Así finalizan estos buenos comparsistas chiclaneros su presentación, que el público agradece con fuertes aplausos. La verdad es que es una comparsa ya veterana en estas lides y eso se nota en la conjunción de sus voces, claras y sin estridencia alguna en los contraltos


PASODOBLES

En el primero de los pasodobles, que lleva la misma tonalidad que la presentación, recuerdan la comparsa chiclanera de Enrique Villegas de hace treinta años, "Los hombres del campo", cuando el autor de esta comparsa de Chiclana era un chinorri. Bonito homenaje a Enrique Villegas y, al mismo tiempo, a esa comparsa suya que sacó con la buena gente de Chiclana. Preciosa música de pasodoble, cantada con gusto y sin esfuerzo alguno, como es deseable


En el segundo de los pasodobles, con misma música (existe la opción de distinta música en los pasodobles y en los cuplés si se opta por ello) y por tanto misma tonalidad, va dedicado al enfrentamiento entre rojos y azules que fue lo que conocemos como la Guerra Civil Española. Defienden el sacar a las víctimas de las fosas comunes para llorarlas y darles un entierro digno... "Aquí llora to er mundo o no llora ni Dios", así lo acaban. El público lo agradece con fuertes aplausos. Buena letra de pasodoble


CUPLÉS

La tonalidad de los cuplés es Si mayor (tocada como La mayor al 2). El primero de los cuplés va al nuevo puente. Lo rematan de manera ingeniosa con el chascarrillo de Carlos el Legionaro:"Tus muerto, Pepa..." Simpático e ingenioso


En el segundo de los cuplés hablan de los anuncios de los preservativos. Chiste final un poco rebuscado. El estribillo es toda una declaración de principios del caminar por el mundo de estos bohemios tan inquietos que no se quedan mucho tiempo en ninguna parte


POPURRÍ

Y siguen comiéndose los caminos estos veteranos comparsistas chiclaneros en el popurrí. Con música original en todas sus cuartetas. "Yo no entiendo de fronteras, me da igual el rumbo... No tengo más directrices que las piedras del camino". Disfrutan de los trinos del ruiseñor en la siguiente cuarteta. Nos piden por favor que guardemos el secreto de que el bosque en el que ahora están es el bosque del amor... prohibido. Marcan el compás con los báculos para una cuarteta jocosa al son de tanguillos. Su estribillo: "Si usted piensa conviarme a gambas o langostinos, no se quede usted cortao, que yo no soy delicao, que hasta me como hasta los caminos". Se ríen ahora de esos "salvadores de la humanidad", sean de sotanas o púlpitos: buena cuarteta. En l chistera rota que llevan, se llevan, valga la redundancia, todo lo que caracteriza a la indiosincracia gaditana: bonita letra, cantada con alegría y mucha naturalidad. "Abrázame, compañero, hoy ha sido un placer". Buena comparsa la que nos ha traído este año la localidad vecina de Chiclana. El público la despide devoviéndoles la misma alegría con las que nos han deleitado.


Actuación en Cuartos

PRESENTACIÓN

Suena el punteo de introducción para la presentación de esta joven pero veterana comparsa chiclanera. "Ya estaba harto de noches en vela, de ojos abiertos y nublada razón... Cogí carretera y manta... Y al mismo tiempo en esta chistera sin tapadera logré introducir aquellas cosas que dan entenderas para que el viento las pudiera esparcir..." En la presentación nos invitan a hacerles caso y que nos vayamos con ellos para caminar juntos... Buena presentación, mejor en letra que en música. Bien interpretada por estos jóvenes pero veteranos comparsistas chiclaneros


PASODOBLES

Vuelve a sonar el punteo, pero esta vez para introducirnos en los pasodobles. En el primero de ellos... "Marchan dos peregrinos con mucha ilusión recorriendo los caminos de la modernización, blanca y verde su bandera, el progreso su ideal..." Aprovechando el tipo, le cantan a Andalucía como, si en vez de provincias, fueran ocho caminantes... Muy buena letra de pasodoble, sobre todo al final. Buena música, pero especialmente bellísima antes del trío. La interpretación hace brillar mejor la música que en la vez pasada


En el segundo de los pasodobles aparece una hermosa joven que en lenguaje de sordomudos va a acompañar a la letra del segundo de los pasodobles, donde nos cuentan una historia de amor entre dos jóvenes sordomudos... Bonita letra de pasodoble, ha conseguido emocionar al público del Falla. La joven que lo ha traducido al lenguaje de gestos, ha sido iluminada por el cañón de luz, mientras ellos se han quedado a media luz. "¡Que bien cantaíto, chiquillo!", les grita María la de la Yerbabuena. Y sí que es verdad


CUPLÉS

"De tanto andar por todos los países, yo tengo una cultura bestial, de idiomas sé hablar lo menos quince..." En el primero de los cuplés hablan de todo lo que han caminado y caminan por el mundo... pero al final, "de tanto andar yo tengo los güevos escocíos..." Buen cuplé, aunque se veía venir


En el segundo de los cuplés hablan de que la crisis está afectando mucho, pero a esta país no veas... Simpático cuplé, donde empezaron a trabajar en un restaurante chino pero "lo tuvimos que dejar porque le cogimos cariño a los gatos". El estribillo tiene en su segunda mitad un compás bailón de tanguillito que engancha


ESCENIFICACIÓN

Estos caminantes incansables se pierden por los caminos del carnaval gaditano con una chistera sobre sus cabezas que es como el tronco de un árbol abierto. Alrededor del cuello, cuelga una bufanda roja. Visten un guardapolvo que lleva pegadas flechas indicadoras a lugares que son en realidad emociones y estados de ánimo plenamente humanos. Llevan también las cejas marcadas hacia arriba como para acentuar aún más el asombro por todo lo que van encontrándose en el camino. Una cantimplora para saciar la sed que produce el polvo del camino. Portan un báculo que es una larga rama con horquilla superior donde se tiende sobre el abismo un pequeño mundo como símbolo del gran mundo, ese que no se quiere dejar nunca de conocer. La mochila, siempre colgada en sus hombros. Detrás de ellos, más flechas indicadoras de los caminos que llevan a la plena humanidad. Y, por último, en el forillo, un camino que, tortuoso, sube sobre la costa, la mar y las nubes, para desembocar en el planeta Tierra.


Distinguido Asociación de la prensa de Cadiz InfoCadiz Premio Gaditanos del año en la cadena Onda Cero
Distinguido por la Asociación de la Prensa de Cádiz Dl Creaciones Premio Gaditanos del Año de la Cadena Onda Cero